lunes, 14 de enero de 2013

RaStRo + Maggie Stiefvater / Reseña


HoLa!


Esta es una historia de amor. Jamás imaginé que hubiera tantos tipos de amor, ni que el amor pudiera obligar a la gente a hacer tantas cosas diferentes. 

Aquí reportando que no estoy perdida, además que tengo tres Reseñas pendientes y un IMM en puerta. En fin, que hoy le toca a una de las continuaciones de trilogía que me ha ganado el corazón. Sólo tengo una pega, y es que SM se tarda miles de años en traer los ejemplares. No estaría mal que para este 2013 se completara la trilogía de Los lobos de Mercy Falls. 


Maggie Stiefvater es una mujer que me hizo suspirar en miel con el primer libro Temblor, pero ha demostrado que con la continuación, Rastro, puede mejorar su pluma y darme una evolución perfecta en personajes. La autora demuestra su habilidad para coquetear con el lector y dejar con el puño en la boca a punto de zarandear la cama. 

¿Y de qué va el libro? 

El invierno ha acabado. Para algunos es una época de cambios. De transformaciones. 


Dijera Grace lo que dijera, yo sabía que en Mercy Falls las cosas nunca se acababan del todo. 

Pero solo para algunos: Sam sigue siendo nuestro Sam. Isabel no sabe lo que quiere, pero sigue siendo quien es, con su fuerte personalidad oculta el profundo dolor y culpa que lleva por dentro. Solo Grace no está a gusto en su propia piel, Grace siente que no encaja, que algo esta mal y que todo puede derrumbarse con una brisa. Y finalmente esta Cole, el sexy Cole, el adicto Cole, el peligroso Cole, quien entiende mejor que nadie a Grace, quien siente aversión hacia el soñador Sam y quien parece hacer vibrar a Isabel con su presencia. 


La historia de chicos que se convierten en lobos no parece terminar. Sam ahora está a salvo, se siente a salvo con Grace, para él no hay mundo más perfecto que esos momentos especiales que puedan pasar juntos. Pero ahora tiene una gran responsabilidad sobre sus hombros, pues ha decidió proteger a sus compañeros, y para poder llevar a cabo esa tarea correrá un gran peligro. Y no se la pone nada fácil el nuevo miembro de la manada, un chico rebelde y oscuro llamado Cole St. Claire. Él es todo aquello que Sam abandonó, Cole se siente uno con su lobo, no desea la piel humana ni los recuerdos (responsabilidades) que vienen con ella, pero ha empezado a transformarse por alguna razón en lo que menos quiere y no puede explicarlo. Los encuentros con Isabel sólo lo hacen sentir y recordar, ella lo confunde, lo afecta con intensidad, y para ella Cole solo es un escape, algo que está utilizando para sobrevivir a la culpa que le carcome por dentro. 


–Vine aquí para escaparme. Vine aquí para olvidarme de todo. Pensé... pensé que no tenía nada que perder. 

Y finalmente tenemos a Grace, quien ya no se siente Grace, que extraña algo que nunca pudo tener, la melancólica Grace que está cambiando y no quiere hacer daño a Sam. 

Pero el invierno ya se fue... y la chica de verano podría irse con él. 


LO QUE Si ME GUSTÓ: Creo que esta segunda parte es perfectamente complementaria de la primera, no es que sea mejor en narrativa o técnica, pero creo que mientras Temblor mostraba un amor cálido y meloso basado en poemas de invierno, Rastro nos ofrece emociones intensas y una cara diferente de los personajes, con una estación mas viva como la primavera. La autora me ha demostrado que puede manejar temas tan fuertes como las drogas o el alcohol, así como delicados como es la depresión, suicidio, sexo y muerte. Por lo que creo que dota a este libro de un toque siniestro que lo engrandece en comparación del primero. 

LO QUE No ME GUSTÓ: En lo personal los padres de Grace me venían valiendo desde el primer libro, ya les tenía grima desde entonces por ser tan poco "paternales", pero que chorrada me he llevado con su comportamiento en esta segunda parte, pues eran ellos los que parecían los adolescentes malcriados y poco razonables, en comparación a la madurez de los otros jóvenes personajes. Es que yo no me creo que ahora si se quieran comportar como los padres que son, y sus tontas justificaciones se me han hecho egoístas, no entiendo que quiso Maggie que sintiera con respecto a ellos. 

Algo que también estuvo muy suave fue Sam y Grace, medio apagados al inicio del libro, tanto que me desesperaba por pasar de los pensamientos de esta ultima con tanta rapidez que creo no es nada sano. Ciertamente Isabel y Cole les quitaron el protagonismo en este libro. Espero que para el tercero esto no se repita. 


EL PerSoNaJe: ¡Olalá! Cole St. Claire, este chico sexy y badboy fue el personaje que salvó a Rastro de caer en un mutismo continuo. Cole le agregó sentimiento y emociones, su historia me tenía completamente pegada al libro, además de que terminó por despertarme a los principales y darles el empujoncito reglamentario. Su química con Isabel es intensa y perfecta, ¡Yo quiero más de esos encuentros! y espero que Maggie le de un final digno de esa personalidad arrolladora. 

En CONCLUSIÓN: La historia de Los Lobos de Mercy Falls me ha sorprendido con Rastro, no esperaba que introdujera a otro personaje a la sopa, pero Maggie ha tenido la habilidad y el ingenio para colocarlo sin que lo resintiera. Alabo los cambios que hizo y desde luego espero que para el final de la trilogía no vaya a dejarme con cara de WTF!. 





XoXO

Datos: Maggie Stiefvater (2012) Rastro, Editorial SM, México, pp. 430 (ISBN: 978 84 67 54 36 43)
Página Oficial: www.temblor.grupo-sm.com 
Página de la Autora: maggiestiefvater.com 


2 comentarios:

  1. A mí los padres de Grace no me cayeron mal, ¡me cayeron fatal! aaaaaaaaaggggggggggg La historia en sí me gustó un montón, pero creo que me esperaba otra cosa de esta trilogía ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad no sabía que esperarme de esta trilogía, ahora ya le voy agarrando sabor :D

      Eliminar

HoLa! (✿◠‿◠)

Gracias por tus maravillosos comentarios, se toman en cuenta. Y sobre todo recuerda que el respeto a la crítica nos hace libres