lunes, 3 de junio de 2013

Starters (Starters and Enders # 1) + Lissa Price / Reseña

HoLa! 

El cerebro... mi parte favorita del cuerpo. Nadie se quejaba de tener un cerebro gordo. Nadie acusaba nunca al cerebro de ser demasiado bajo o demasiado alto, demasiado ancho o demasiado estrecho. O feo. 

Con otra nueva Reseña, ya saben que cuando me aviento a leer me los llevo de tres en tres. Y bien, hoy toca el turno a Starters de Lissa Price

Lissa Price es una joven autora americana que debuta con esta historia de ciencia ficción apocalíptica, estudió fotografía y literatura que le han dado una vena viajera para convertir al mundo en su maestro, esto la ha llevado a montar elefantes en Bostwana, nadar con los pingüinos en las Galápagos y convivir con gente de la India. Un día decidió que era tiempo de parar, pues las mejores historias que podría vivir estaban dentro de su cabeza. 

¿Y de qué va el libro? 


El mundo apocalíptico ha logrado sobrevivir a una guerra de esporas mortales, pero lamentablemente ha habido perdidas terribles, los humanos de entre 20 a 60 años han muerto, incluidos los padres de Callie. Solamente lograron sobrevivir los niños y adultos mayores que recibieron las vacunas especiales contra estas esporas. Es así que Callie quedó sola con su pequeño hermano a cargo, ahora son denominados Starters, para sobrevivir en un mundo nuevo, donde son despreciados y marginados, pues el poder lo tienen los viejos quienes se hacen llamar Enders y  estos no están dispuestos a volver a ser irrelevantes en la ecuación, aunque para ello tengan que sacrificar a los Starters

A la pobre chica se le está muriendo su hermano Tyler, ella misma esta desesperada y aunque su amigo  Michael los ayude, ella sabe que están en el límite. Y la única opción de sobrevivir en un mundo donde nadie los reclama, es vender su cuerpo (así de literal)



Y ahí entra Destinos de Plenitud, quienes están dispuestos a ofrecerle todo, con tal de que les deje utilizar esa juventud perdida, alquilando su cuerpo como cascaron vacío, a los viejos Enders, quienes quieren volver a sentirse jóvenes, con la total seguridad de que al termino del contrato la vida infernal de Callie mejore. 


Entonces ella ya no es Callie, tiene una vida diferente, en ella hay un chico, amigos y comida a manos llenas. Sólo hay un problema, nada de eso es suyo y no todos son lo que parecen. Algo ha salido mal en la operación que le alquilaría su cuerpo a una Ender, y ella ha despertado en su lugar ¡¿Qué rayos está pasando?!  

Ahora su vida corre peligro. 

Lo que gustó: ¡El Final! Es de esos finales que realmente sospeche y vi como una alternativa, pero nunca creí que la autora se atreviese, era demasiado perturbador xD, pero la mujer se arriesgó y me dejo contenta, lo suficiente como para querer seguir leyendo la segunda parte.

Lo que no me gustó: Que Callie es una pesada, estoy de acuerdo con que tiene 16 años y que la pobre ha sufrido carencias desde que sus padres estiraron la pata, pero es que el modo es que se supone quiere resolver las cosas es demasiado tonto, en lo personal creo que era muy ingenua y confiaba en medio mundo ¡Caray mujer, que si te sonríen no sólo los buenos! Además de que el triángulo amoroso yo lo veo muy.... raro, cuando lo lean sabrán mis razones. 

El personaje: El Viejo, el férreo enemigo de Callie, dueño y señor de Destinos de Plenitud, quien diga que es otro miente con todos los dientes. Es el personaje que comienza con misterio y termina con misterio, de verdad, creo que sólo voy a continuar por él. 

Conclusión: Si bien los pensamientos de Callie son para arrancarse los ojos en ciertas ocasiones, también debo admitir que para los últimos capítulos la cosa ya estaba poniéndose buena, no está tan mal, y creo que con ese final (¡OMG! QUE FINAL) esto promete señores! 


XOXO


Datos: Lissa Price (2012) Starters (Starters and Enders #01), Editorial Destino, México, pp. 318 (ISBN: 9788408006527)
Página de la Autora: Lissa Price 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

HoLa! (✿◠‿◠)

Gracias por tus maravillosos comentarios, se toman en cuenta. Y sobre todo recuerda que el respeto a la crítica nos hace libres